Un Rayo en la Pradera: Amor y fe en Tíbet (Saga: Amores en Guerra nº 1)

Un Rayo en la Pradera: Amor y fe en Tíbet (Saga: Amores en Guerra nº 1)
Author: Silvia González Delgado
Language English
Pages: 189
Genre: Uncategorized
ASIN B01AKXI7G0
Goodreads Rating: 4.00
Published: January 13th 2016 by Novela de amor y guerra

Un Rayo en la Pradera es una historia de amor, verídica, que sucede en medio de la invasión de China a Tíbet. Shakya, Dusum y Samye, monjes budistas, vivirán el sofocamiento de su cultura, la huida del Dalai Lama a India y la rebelión de la ciudad de Lhasa contra los comunistas. Con un estrujante final esta novela nos muestra un estilo de vida único en el mundo como el tibetano. Entre oráculos, antiquísimos castillos orientales construídos en las pendientes del Himalaya y la fe budista, los protagonistas sufrirán el amor y el odio, la pasión y la bondad, el perdón o la crueldad. Al convertirme al budismo, hice muchos amigos tibetanos, algunos hijos de quienes salieron de China junto al Dalai, Lama; otros, apenas hace unos años lograron evadir a los francotiradores apostados en Lhasa. Todos tienen unas extraordinarias experiencias que contar, decidí comenzar por ésta: —¿Viste que el conejo no pudo hacer nada cuando le cayó el rayo? Dusum asintió: —Sí, pobre conejito. —A mí me pasó algo igual… —¿Te partió un rayo? —preguntó él, bromeando, y la soltó. Ella lo miró, y con absoluta gravedad, dijo: —Un rayo me partió el corazón, igual que al conejo. La miró festivo. —No te creo… —Caminaba por un pasillo pensando en ti, y en eso te vi. Sentí un rayo en el corazón. Dusum no contestó, se aceleró el ritmo de su pecho, y se adelantó molesto. —¡Vámonos, es tarde, los demás ya estarán en la meditación! En esta novela se cuenta, día a día,  y entreverado con  el amor juvenil de los protagonistas, el conflicto chino-tibetano que  asalta la prensa con las inmolaciones de los monjes budistas.

A casi setenta años de la invasión, no hay vuelta atrás, una raza nueva ha de surgir donde se consideren iguales chinos y tibetanos. Los que estaban y los que llegaron deben abrazarse, unir sus espíritus y crear un mundo compasivo y nuevo, como lo marca la religión budista, porque la cultura aunque es  esencia del ser humano finalmente crea apegos.